26 marzo 2020

Mensaje del presidente: hablar por no callar


Mensaje del presidente: hablar por no callar


Ayer, hemos recibido un mensaje personalizado del presidente que tanto por lo que dice (una lamentable ensalada de lugares comunes y palabras huecas, con el agravante de las hipócritas muestras de solidaridad e incluso admiración hacia la misma plantilla a la que se viene maltratando desde hace años) como por lo que no dice (ninguna autocrítica acerca de la nefasta gestión de la crisis del coronavirus, ningún compromiso de no aplicar ningún tipo de recorte adicional aprovechando de manera fraudulenta esta situación, ninguna referencia a la suspensión del abono del dividendo a los accionistas y ningún anuncio del cese de los actuales recortes), resulta absolutamente prescindible, innecesaria e, incluso, contraproducente.

Como siempre hemos hecho, sin apuntarnos al catastrofismo y las profecías apocalípticas, parece evidente que está crisis va a hacer forzoso el replanteamiento de muchas teorías que, para algunos, parecían ser verdades inmutables.

Por si había alguna duda (no es nuestro caso, obviamente) queda de manifiesto que quienes movemos el mundo somos los trabajadores, que los necesarios e imprescindibles no son los de arriba, sino los de abajo y que toda esa estructura piramidal que se sustenta en el trabajo de millones de personas humildes es más parasitaria y más prescindible cuanto más se asciende por la pirámide, en cuyos extractos superiores se acomodan no los mejores, sino los más inescrupulosos.

También queda claro que el Estado ha de jugar un papel fundamental y ha de recuperar su influencia, su presencia y su papel de decisión en grandes áreas económicas que han sido invadidas por este capitalismo de rapiña que ahora está demostrando lo que siempre hemos dicho: la privatización es robo y corrupción.

De estas reflexiones generales, que consideramos muy pertinentes y que encajan a la perfección en nuestra empresa (lo de la pirámide y la privatización son dos retratos al natural de lo que sucedió y sucede en Liberbank), pasamos a otras reflexiones particulares acerca de la patética misiva presidencial.

En vez de perder su tiempo y hacernos perder el nuestro (tan valioso, como mínimo, como el suyo),

¿por qué el presidente de Liberbank no aprovecho su mensaje para anunciar, como lo han hecho otras entidades, que la dirección no va a plantear medidas de recorte adicionales a la que ya llevamos sufriendo más de 7 años?

¿no sabe/no contesta?

¿el consejero delegado todavía no le ha comunicado qué pretende hacer a este respecto?

¿los fondos buitre siguen exigiendo más recortes a los trabajadores y que se blinde su dividendo pase lo que pase y caiga quien caiga?

¿no sería esta la mejor manera de homenajear el esfuerzo, el compromiso y la heroicidad de la plantilla en vez de tanta cháchara buenista?

¿la retirada de los recortes actualmente en vigor, implantados sin justificación alguna de forma unilateral por la dirección, no sería también el mejor homenaje al compromiso y al esfuerzo (desde siempre, no desde ahora) de los trabajadores?

Vista la lamentable política de comunicación del presidente, del consejo de Administración (que nos manda saludos desde lejos) y de la dirección en general, desde la CSI, sin coste adicional alguno, les hacemos llegar el texto telegráfico que en nuestra modesta y molesta opinión tendría algún efecto positivo, al contrario de la lamentable misiva de ayer, en el ánimo de la plantilla en estos difíciles momentos:

No habrá recortes amparados Coronavirus. Stop. Retiramos recortes actuales. Stop. No dividendo. Stop. Buitres esperen. Stop. Mucho ánimo. Stop

En todo caso, desde la CSI seguimos, como siempre y más que nunca, en la pelea por los derechos de todos los compañeros.

Para cualquier incidencia o consulta, poneros en contacto con los delegados del sindicato.

26 de marzo de 2020

P.D.: Están llegando, tarde y mal (mascarillas enviadas sin protección ninguna y sin bolsas termoselladas en algunos casos, por ejemplo), las medidas de protección e higiene que ya deberían haber estado a disposición de los compañeros hace muchos días.

Una demostración más de que la estructura de dirección de Liberbank es absolutamente incapaz de todo aquello que se salga de su cansina dinámica de recortar, presionar y hostigar a los trabajadores.

Y, ante la prolongación del estado de alarma, la empresa no ha comunicado qué va a pasar a partir del lunes que viene con quienes tienen que seguir con medidas de conciliación derivadas de dicho estado de alarma, si va a efectuar la rotación de los compañeros que están prestando servicio presencial en las oficinas y qué otras medidas (cierres temporales de oficinas, reducción de horarios, etc.) está, en su caso, evaluando.

Menos mensajes inútiles y más decisiones necesarias para la reservación de la salud de los trabajadores y clientes.

Seguiremos informando.


24 marzo 2020

Coronavirus: el dividendo no debe pagarse, la dirección debe comprometerse a no aprovechar esta situación para promover ninguna medida lesiva contra los trabajadores y debe anular los recortes en vigor


Coronavirus: el dividendo no debe pagarse, la dirección debe comprometerse a no aprovechar esta situación para promover ninguna medida lesiva contra los trabajadores y debe anular los recortes en vigor

Con fecha 1 de abril, está convocada la Junta de Accionistas de Liberbank, en la que, sin lugar a dudas (para eso están las juntas de accionistas, para refrendar todos los atropellos y las iniquidades de la alta dirección), se iba a aprobar la propuesta del Consejo de Administración de reparto de dividendos por un importe de 22,13 millones de euros.

Como dijimos en su momento, que Liberbank reparta dividendo mientras nos somete a los trabajadores a recortes salariales injustificados e injustificable, inéditos en el sector por su dimensión y su duración, resulta absolutamente inmoral.

Como es obvio, para la dirección no tiene ningún problema en aplicar medidas inmorales.

Al contrario, lleva años haciéndolo.

Si además esta aplicación es ilegal, tampoco importa. Para eso se está gastando decenas de millones de euros (que provienen de los que nos recortan fraudulentamente) en juicios, recursos, apelaciones y todo tipo de trapacerías de mal pagador.

Si ya era criticable el reparto de dividendos en condiciones relativamente normales (en Liberbank la normalidad es lo mismo que en otros sitios sería anormal en el sentido más negativo de la expresión), en la actual situación, la pretensión de efectuar dicho reparto se vuelve absolutamente intolerable, ante la necesidad de liquidez en función de cómo evolucione la crisis generada por el coronavirus.

Así lo han entendido otras entidades que ya han anunciado que cancelan el reparto de dividendos.

¿Contemplarían los acuerdos de la alta dirección con los fondos buitres que vinieron a tomar posiciones significativas en el accionariado de Liberbank la posibilidad de que no se les abonase dicho dividendo en el tiempo y la forma que exigieron?

Sea como sea, a los fondos buitres y a los especuladores ahora les toca esperar, ya que las necesidades y las urgencias son otras.

Otras entidades han anunciado que no aplicarán ERTES al amparo de la actual situación.

Como debería de hacer de manera inmediata la dirección de Liberbank para despejar cualquier duda o incertidumbre entre la plantilla (lógicas, dado los pésimos antecedentes de la dirección en este sentido).

Además, en vista de la situación, la dirección debería anunciar la retirada de los recortes salariales actualmente en vigor, para que la entidad deje de ser una anomalía negativa en el sector y, sobre todo, porque es lo mínimo que se merece una plantilla a la que continuamente se le están exigiendo más esfuerzo y más compromiso.  

En todo caso, a la espera de que la dirección adopte estas medidas absolutamente razonables, desde la CSI seguimos, como siempre y más que nunca, en la pelea por los derechos de todos los compañeros.

Para cualquier incidencia o consulta, poneros en contacto con los delegados del sindicato.

Seguiremos informando

24 de marzo de 2020