22 septiembre 2022

Resolución del comité de oficinas de Unicaja en Asturias

El comité de oficinas de Asturias, en su reunión de hoy, ha aprobado por mayoría la siguiente resolución, que se envía a la dirección de la entidad.

Resolución del comité de oficinas de Unicaja en Asturias

Cerca de que se cumplan cuatro meses de la integración informática de Liberbank en Unicaja, los gravísimos problemas generados por dicha integración en las oficinas de Asturias están lejos de solucionarse, debido a la falta de criterio de una dirección que, como en ocasiones anteriores (la pandemia, por ejemplo) nos deja a los trabajadores a los pies de los caballos, sin apoyo de ninguna clase y sin tomar medidas que solucionen la situación al borde del colapso que estamos padeciendo.

La situación actual en las oficinas de Unicaja en Asturias, puede resumirse de la siguiente manera:

Un sistema informático lento y con permanentes errores de funcionamiento, un esquema de trabajo pensado para oficinas mucho más dotadas de personal que las de Asturias, el continuo cierre de oficinas que acumula mucho más trabajo en las que permanecen abiertas, las medidas cambiantes y mareantes en torno a asuntos como la fecha de pago de las pensiones, la cada día menor dotación de personal en la red de oficinas derivada de la prisa por reducir personal, la ausencia de sustituciones para vacaciones y bajas por enfermedad, la sensación permanente de abandono por parte de una dirección que ni está ni se le espera y que sólo reaparece para volver a incidir en su intolerable política de presiones y amenazas en torno al cumplimiento de los objetivos comerciales impuestos a las oficinas y a los trabajadores de manera arbitraria y autoritaria. 

Cuatro meses después de la integración informática, las consecuencias de la irresponsabilidad de la dirección de Unicaja están generando una enorme crispación entre la clientela, que recae sobre los trabajadores, junto con el resto de las tensiones derivadas de la situación descrita anteriormente.

Teniendo en consideración todo esto, el Comité de Oficinas de Unicaja en Asturias, exige a la dirección de la entidad medidas urgentes (que incluyen de forma ineludible una mayor dotación de personal) para dar solución a estos problemas, que lejos de ser puntuales, se están haciendo endémicos y que están poniendo en grave riesgo la salud física y psíquica de los trabajadores.

Igualmente, el Comité de Oficinas de Asturias solicita la solución inmediata de los problemas que se están generando por la imposibilidad de acceder a la plataforma Uniecampus desde dispositivos ajenos a la entidad, así como para acceder a cualquier tipo de información y de gestión del empleado por aquellos compañeros que se encuentran en situación de I.L.T., situación especialmente grave en cuanto a la formación de obligado cumplimiento, cuyos plazos están próximos a expirar.

 22 de septiembre de 2022

Además, el Comité, por mayoría, ha acordado celebrar una rueda de prensa para denunciar la situación de los trabajadores de las oficinas de Asturias el jueves, 29 de septiembre, a las once de la mañana, delante de la Oficina Principal, en Escandalera.

21 septiembre 2022

Quieren reventarnos: vuelve la presión comercial

 

Quieren reventarnos: vuelve la presión comercial

La dirección utiliza a ciertos directivos de medio pelo como herramientas fundamentales en su permanente estrategia de presión, amedrentamiento y amenazas para conseguir, sí o sí, los objetivos comerciales que esa misma dirección establece de manera univoca, no negociada y absolutamente arbitraria.

La alta dirección no necesita mancharse las manos en esa inmoral política de machacar a la plantilla: ya tiene a quien lo hace por ellos.

Para eso les paga.

Y para eso les preserva: durante la pandemia, mientras que los trabajadores afrontábamos riesgos y sinsabores de todo tipo en la línea de combate abandonados a nuestra suerte, ellos estaban permanentemente en teletrabajo.

Durante todo este desastre que está suponiendo la integración informática, más de lo mismo.

Que nos arreglemos como podamos en las oficinas.

No hay nadie que resuelva nada.

Nadie se pone al teléfono.

Nadie toma decisiones para resolver de inmediato las graves incidencias que estamos padeciendo.

Hay que enviarlas a ese agujero negro intergaláctico con nombre de arma de la Estrella de La Muerte, Click & Service, donde permanecen arrumbadas hasta un tiempo muy muy lejano, donde acabarán decayendo cuando el trabajador que la haya generado se jubile y/o fallezca (lo que primero llegue)

 

Para mayor escarnio, lejos de contribuir a solucionar los problemas que padecemos, esos directivillos vuelven (obviamente, por órdenes superiores) a retomar la tradicional cantinela de que hay que vender a como dé lugar, estén como estén las oficinas y estén como estén los trabajadores., ya que si no se cumplen los objetivos…. (música de película de terror adolescente)

Intolerable, en todo caso.

Y una muestra más de que quieren reventarnos.

No son errores, ni es (sólo) ignorancia.

Es mala fe manifiesta.

Más motivos para seguir en la pelea.

21 de septiembre de 2022

 

07 septiembre 2022

Comienza el curso escolar y la dirección sigue atropellando el derecho a la conciliación de la vida familiar y laboral

 Comienza el curso escolar y la dirección sigue atropellando el derecho a la conciliación de la vida familiar y laboral

Hasta 2019, la única posibilidad de adaptar el horario laboral en vistas a conciliar la vida familiar y laboral, consistía en solicitar una reducción horaria con reducción también del salario.

Obviamente, con la paulatina pérdida de poder adquisitivo de las familias trabajadoras necesitadas de este tipo de medidas más aun teniendo en cuenta que en muchos casos son familias monoparentales donde sólo entra un salario, esta es una solución que deja fuera a mucha gente.

A raíz del Real Decreto 6/2019, el Estatuto de los Trabajadores recoge que “las personas trabajadoras tienen derecho a solicitar las adaptaciones de la duración y distribución de la jornada de trabajo, en la ordenación del tiempo de trabajo y en la forma de prestación, incluida la prestación de su trabajo a distancia, para hacer efectivo su derecho a la conciliación de la vida familiar y laboral”, añadiendo la flexibilidad horaria sin reducción de jornada y sin reducción de salario como posibilidad para compatibilizar trabajo y vida familiar.

Esta medida de flexibilidad horaria puede solicitarse siempre que se necesite conciliar la vida laboral y familiar para cuidar a otros familiares de hasta segundo grado (hijos, abuelos, padres o hermanos).

En el caso de que solicite la adaptación de la jornada para conciliar la vida familiar con hijos a cargo del trabajador, este derecho se puede solicitar hasta que los hijos o hijas cumplan doce años, con carácter general y más allá de esta edad si algún hijo tuviera necesidades especiales.

Quienes quieran acogerse a esta medida deben dirigirse a la empresa, comunicando su situación y solicitando la flexibilidad horaria que necesita para conciliar la vida laboral y familiar.

A partir de aquí, lo que sigue es lo que debería hacer una empresa normal, ya no digamos una entidad del tamaño de Unicaja a las que, como a todas, se le llena la boca con conceptos tan edificantes (y tan poco practicados) como la igualdad, la inclusión, el respeto a los derechos de los trabajadores, etc., etc., etc.

La empresa debe ponerse en contacto con el solicitante abriendo un periodo de negociación con el trabajador durante un periodo máximo de treinta días.

Finalizada la negociación, o el plazo de treinta días, la empresa comunicará por escrito al trabajador la aceptación de la petición, o planteará una propuesta alternativa o manifestará la negativa a cualquier cambio explicando el motivo de la negativa.

Esto, como dijimos, es lo que haría una empresa normal.

Pero estamos hablando de Unicaja, entidad que, lamentablemente, parece haberse contagiado del Modelo de Dirección Sociopática incubado en ese oscuro saco de maldades que era la dirección de Liberbank.

Unicaja ni negocia, ni propone alternativas, ni se molesta en manifestar por escrito el motivo de su negativa.

A lo más que llega es a ofrecer la posibilidad de entrar y salir quince minutos más tarde, cosa que, obviamente, no resuelve ningún problema a quien necesita flexibilidad horaria. Y también recuerda que, en los casos contemplados por la ley, puede solicitarse reducción horaria con reducción salarial.

Ante esta nefasta actitud de la empresa (cuyos directivos, con sus inflados salarios, no tienen ningún problema para contratar personas que efectúen los trabajos de cuidados si lo consideran necesario), la salida que queda a quienes sufren este atropello es presentar la demanda correspondiente ante los tribunales.

Como es público y notorio, desde la CSI reclamamos una política de personal razonable que no nos obligue a los trabajadores al permanente recurso a los tribunales, ya sea para defender los derechos colectivos o los derechos individuales.

Quien, una vez más, sigue apostando por la judicialización de la vida laboral en Unicaja es la dirección de la entidad, mostrando de nuevo su incapacidad profesional y su absoluta falta de criterio.

Por nuestra parte, como siempre, nos ponemos a disposición de los compañeros afectados.

Porque la igualdad no es solamente una hermosa palabra, sino un derecho que tenemos que pelear entre todos para todos.

A seguir.

7 de septiembre de 2022

 

02 septiembre 2022

Ante el sindiós relativo a las horas de formación: calma y serenidad

 

Ante el sindiós relativo a las horas de formación: calma y serenidad

Cuando ya teníamos más que suficientes motivos de tensión y preocupación con el día a día de nuestro trabajo, cada vez más exasperante y más desesperante, en estos últimos días se añade la muy poco feliz ocurrencia de algunos sindicatos de avisar el día antes, el mismo día o el día después en algún caso, del final del plazo para notificar a la empresa las horas de formación que hemos realizado este trimestre.

Curiosamente, en las notificaciones de estos sindicatos no se refleja ninguna crítica a la dirección por no haber informado en ningún momento de la existencia de ese procedimiento que, en todo caso, no altera la realidad de las horas que hemos hecho (ni para bien ni para mal) que es lo realmente importante a los efectos prácticos que esto pueda tener (que suponemos entre nulos y muy poco relevantes).

La dirección no informó de ese trámite en ninguna de las reuniones con los sindicatos (y podemos afirmarlo porque estuvimos en ellas) y tampoco lo hicieron los sindicatos provenientes de Unicaja, entre ellos los que tarde, mal y nunca han publicado a destiempo unas patéticas circulares en las que parecen ser una rama de recursos humanos en vez de representantes de unos trabajadores cada día más asfixiados.

Los mismos sindicatos, además, que ni en las reuniones con la empresa ni en sus publicaciones hacen alusión a lo que nos está pasando y a lo que nos está llevando a situaciones inéditas de desánimo y frustración personal y profesional.

En todo caso, repetimos: la dirección debe aclarar lo sucedido en torno a este asunto y, si considera que debe llevarse a cabo esta notificación (de la que, insistimos, ni dicha dirección ni los sindicatos que, al parecer lo sabían de sobra, informaron a los trabajadores en tiempo y forma) debe ampliar el plazo para reparar su falta de diligencia.

Repetimos también que lo importante será las horas realmente realizadas y no el hecho de haberlas comunicado o no y el registro que, lógicamente, lleva la empresa de este asunto (¿o va a dar por buenas, sin más, las horas que nosotros digamos que hemos hecho? ¿Nos apuntamos 5.000 horas a ver si conseguimos un par de títulos universitarios?) 

Y seguimos sin entender por qué estos sindicatos que ahora compiten por informar de lo que la empresa debería haber informado en tiempo y forma (a buenas horas, mangas verdes) no lo hicieron en su momento.

Pero, sobre todo, hacemos un llamado a la calma y a la serenidad a todos los compañeros.

Que no nos desgasten más unos y otros con asuntos que, a poco que se analicen, son muy triviales en comparación con lo que nos está pasando desde hace mucho tiempo y con lo que nos pasa últimamente.

No confundamos lo importante (el brutal deterioro de nuestros trabajos y nuestras vidas) con estas estupideces con las que la dirección y algunos sindicatos nos quieren poner al borde de un ataque de nervios. 

A seguir en la pelea.

02 de septiembre de 2022